Apuntes de Historia CC Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
29 de Octubre de 2016
200 artículos
Manuel Jesús Parodi.-Sí, van 200 artículos. Con este modesto artículo van 200 artículos de esta serie dedicada a (y titulada genéricamente como) estos “Apuntes de Historia”. Doscientos artículos de temática histórica y de carácter divulgativo que se vienen asomando a las páginas del “Sanlúcar Digital”, de manera periódica, con frecuencia semanal, y de forma ininterrumpida desde el cada vez ya más lejano mes de enero de 2013.
Más exactamente, desde el domingo seis de enero de 2013, cuando comenzamos esta andadura, este diálogo (pues eso quiero pensar, que en realidad es un vehículo de comunicación lo que hemos construido con esta serie de artículos) entre los lectores y la Historia de nuestra ciudad, Sanlúcar de Barrameda, y su entorno, el mágico y maravilloso paisaje de la desembocadura del río Guadalquivir, el viejo Pater Baetis de los romanos.
En realidad, y a fuer de ser precisos (y aun puristas) no son 200 artículos de Historia los que quien suscribe ha publicado hasta el momento presente: son algunos más,.....

 ....muchos más, pues a éstos han de unirse los textos que hemos publicado en otros espacios, en otras cabeceras a lo largo de los años; no entraremos en el detalle de esta cuestión ahora; valga decir simplemente que superamos de largo el millar de artículos de investigación y/o divulgativos publicados en diferentes formatos, espacios, medios y contextos dedicados a la Historia de Sanlúcar de Barrameda, desde que en el ya lejano año 1994 publicásemos, en la revista de Santa Teresa, el primer texto que dedicamos a Sanlúcar, un pequeño artículo dedicado a la obra del historiador dieciochesco Juan Pedro Velázquez Gaztelu y a la edición de la misma (por ese entonces, una novedad recién aparecida) realizada por ASEHA bajo la coordinación del profesor (catedrático de la Universidad de Sevilla e Insignia de Oro de la Ciudad) Manuel Romero Tallafigo, quien me abriese de ese modo las puertas de la Historiografía sanluqueña, por lo que le estaré siempre agradecido, como he tenido modo de reiterar (por ejemplo en el reciente I Congreso Internacional sobre la I Vuelta al Mundo, cuando tuve la suerte de moderar la sesión en la que participó como ponente el profesor Romero Tallafigo y recordar de verba esto que ahora estoy contando aquí de scripta).
 
Centrando nuestro interés ahora en los textos que componen el conjunto de esta serie titulada “Apuntes de Historia”, cabe señalar que se trata -como decíamos- de un total de 200 artículos aparecidos sin pausas mayores entre el seis de enero de 2013 (un día de Reyes, casualmente) y hoy, 30 de octubre de 2016 (lo que viene a representar -a falta de tres meses para que se cumplan efectivamente- casi cuatro años en total en lo que atañe a la fidelidad entre la cabecera, la serie y los lectores, cuatro años -casi- de vida de esta serie de artículos dedicados de forma completamente desinteresada a la Historia de Sanlúcar de Barrameda, a la divulgación histórica sobre Sanlúcar.
 
Así, esta cita, calma y periódica, con nuestra Historia nos ha llevado, semana tras semana, sin prisa, sin pausa, a los terrenos de la Antigüedad, de la Edad Media, del Patrimonio Histórico en algunas de sus diferentes facetas, a la Modernidad y la época Contemporánea, a los grandes Viajes y las Expediciones -como las de Colón o la de Magallanes-Elcano, la Primera Vuelta al Mundo- que cambiaron para siempre la concepción que los humanos tenían del planeta Tierra.
 
Hemos hablado a lo largo de estos muchos meses y en el contexto de estas muchas páginas, acerca de personajes, de monumentos, de hitos históricos, de paisajes, del río, de expediciones y viajes, de geografía, geógrafos e historiadores antiguos, de fuentes literarias e históricas con testimonios sobre nuestra ciudad y su contexto inmediato, del pasado más reciente y del pasado más remoto.
 
Hemos hablado de Arqueología, de las brumas de la Historia más antigua de estos paisajes, de nuestra Protohistoria y nuestra Antigüedad, de tiempos de Cobre y de Bronce, de los inicios de la Edad del Hierro, de fenicios y cartagineses, de yacimientos que guardan la memoria de hace milenios y de la inclusión de nuestras tierras en el ámbito de la Romanidad.
 
Hemos hablado de economía del río en tiempos pretéritos, de la navegación de estas aguas por embarcaciones romanas y bizantinas, de la llegada del Islam y la constitución de puntos fuertes en el entorno, los ribatim (como el ribat que seguro duerme bajo las estructuras del Palacio Ducal de Medina Sidonia, en lo alto de la Barranca sanluqueña) erigidos para hacer frente a las amenazas exteriores, caso de esos hombres del Norte, los normanni, normandos, vikingos, que hace más de mil años asolaron estas riberas desde las costas hasta Sevilla…
 
Y hemos hablado del hisn medieval islámico, el recinto de la Sanlúcar medieval musulmana tras su cerca de tapial, que los recién llegados cristianos llamaron “Alcázar (o Castillo) de las Siete Torres” (y aún andamos buscando las siete torres y que cuadren los números, lo que no es obligado -y un día explicaremos por qué con detenimiento), una cerca de tapial de hace quizá 800 años que aún presenta trazas, como, por ejemplo, el resto de muralla existente (superviviente, sería mejor decir) en un patio del Barrio Alto, entre la calle Escuelas y la Plaza de la Paz (que tiene su historia, y su intrahistoria…, algo de lo que hemos hablado, y a lo que volveremos…).
 
Y hemos hablado de los Guzmanes, y de la reincorporación de Sanlúcar a los horizontes culturales europeos en la segunda mitad del siglo XIII, y del sentido de algunos elementos simbólicos de nuestra ciudad, como los que dibujan los perfiles del escudo de la ciudad, y nos hemos acercado a cuestiones relativas a la manzanilla (alabada, por ejemplo, por Luis Montoto, entre otros), o a la presencia en la ciudad de la Casa de Orléans, desde mediados del siglo XIX, con su más que notable (y positivo) impacto en la economía sanluqueña de la época…, sin mencionar los temas que se nos escapan en este modestísimo repaso un cuarto de millar de títulos…
Y hablamos también de número de páginas, porque estos 200 artículos que se presentan en formato digital ocupan, en un formato folio, dos unidades (algo más, en realidad, en la mayor parte de los casos). Esto es, cada artículo viene a ocupar un poco más de dos folios (por una cara, en un formato más o menos convencional por lo que se refiere a tipo de letra, a tamaño del tipo de letra y a los márgenes y el interlineado empleados), lo que viene a querer decir que 200 artículos pueden representar unas 450 páginas, unos 450 folios (a una sola cara, eso sí).
Mucho o poco, en cantidad, modestos en extensión, desprovistos de pretensiones altisonantes, en sus fondos, y discretos (queremos pensar) en sus formas, estos textos, estos artículos, quieren constituir una ventana abierta a la Historia de nuestra ciudad a través de la divulgación de la misma, bajo distintos prismas y desde diferentes perspectivas, tratando cada semana de acercar a los lectores a la Historia y viceversa, de hacer más próxima la Historia a la ciudadanía, de todo corazón. Pro bene comune.
 
Todos los trabajos de Manuel Jesús Parodi publicados en SD  VER