Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
La posverdad de la Feria
 
 
 
 
 
Google
 
El tiempo en Sanlúcar 
El Tiempo en Sanlucar de Barrameda - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

ELPAIS.com | Noticias de Lo más visto

Redacción 
Visítanos en: 
         
 
 
La posverdad de la Feria PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 
04 de Junio de 2018
4 de junio de 2018: La verbena terminó
SD.-Después de seis días de desenfreno incívico, anti ecológico y socialmente discutible, los sanluqueños, y todos los que que sí vivieron y se divirtieron con respeto en la Feria de la Manzanilla, recuperan  su entorno más emblemático a pesar del añadido mamotreto a  mayor gloria de los muñidores de tan tremendo desatino paisajístico.
Se quiere pasar página por haber privado a los sanluqueños de pasear libremente y en su totalidad por su mejor marca Sanlúcar como es la Calzada de la Duquesa y todo por mor de  los “follones y descomedidos malandrines;”** placeros que durante más de un mes han “paralizado” el desmontaje de tamaño mamarracho, o eso creíamos, impidiendo la foto  de la inauguración de la nueva plaza antes de la Feria, aunque fuera un año y medio después de lo previsto por los tiempos de ejecución de las obras.
Acaba casi una semana de acuartelamiento y amurallado de vallas metálicas en las viviendas de los vecinos circundantes a la Feria, finalizan las interminables escorrentías de micciones en las aceras de la Feria y de la propia ciudad. Todo vale, estamos en Feria, cremalleras ajetreadas en manos temblorosas y desatinadas por Baco, faldas levantadas dejando ver, antes la desvergüenza que la piel de las atribuladas señoras y señoritas con parapeto visual automovilístico a modo de biombo o sin él drenando sus vejigas con  la única razón de su “sinrazón” como la del loco manchego, que también por mano del inmortal Miguel denunció los rateros de las playas de Sanlúcar en la mejor de las obras de la lengua castellana.  Haberlos haylos.

Terminan, del mismo modo, hasta el próximo año, las decisiones disparatadas tomadas por según quién o quienes, de desmochar árboles para ajustarlos a los intereses de algunos y termina la “tierra quemada” en jardines, alcorques o parterres.
 
Se finiquita otra semana de un desbocado despliegue acústico innecesario en las casetas e insoportable y casi criminalmente perseguido en la zona destinada a los niños en las polvorientas calles donde se instalan los “cacharritos”. No es comprensible ni aceptable que a nuestros niños y bebés se les someta a una estridencia acústica que rebasa infinitamente lo admitido dañando, al menos,  uno de nuestros sentidos.Cada feriante compite con el vecino en el vataje de su instalación sin que aparentemente se vea regulación- o no se ejerce- alguna para protegernos de los excesos.
 
Vuelven los que faltan, los que huyeron de Sanlúcar, los que no salen nunca en estadísticas institucionales. los que han podido permitirse el lujo del autoexilio de su ciudad por la insoportable tarea de actuar políticamente correctos con amigos y familiares en una Feria que ya no reconocen, una señal de los tiempos modernos, dicen, que además al igual que la oposición, placeros , colectivo social o vecinal no afín al dictado socialista,  son malos sanluqueños. La Sanlúcar de hoy lunes con sus calles vacías así testifica sus impactantes ausencias.
 
Los criticados vecinos del entorno ferial y sus pintadas, son tratados en redes sociales poco más o menos como peligrosos delincuentes o flojos a la hora de reivindicar la desubicación de la Feria de sus hogares, y mientras tanto los políticos desde hace diez años prometiendo lo que no pueden ni quieren.Todos los gobiernos socialistas bien en solitario o acompañados por el CIS de Juan Marín desde 2007 han prometido el cambio de recinto ferial, empezando por la actual presidenta de la Diputación que fuera alcaldesa de esta ciudad, Irene García. Dejamos la “maldita hemeroteca” de SD o cualquier medio público o financiado por el erario para cotejar las grandilocuentes afirmaciones al respecto de los que nos gobiernan desde la fecha citada anteriormente.
 
Hoy 4 de junio de 2018, otro año de la mentira, la Feria ha terminado. La minoría progresista de nuestro gobierno municipal vuelve a sus poltronas para aprobar mociones de la oposición que no cumple o vetará las más progresistas propuestas de la izquierda y Sanlúcar recupera, si no su imagen  muy maltrecha, al menos la calma. Eso sí, los medios oficiales y los afines al color del dinero público volverán con la reticente exégesis y populista traca de cada año: La Feria ha sido un éxito, las plazas hoteleras han estado al completo y nuestros visitantes incrementan su número año tras año. La posverdad de Sanlúcar finamente ejecutada con el dinero de todos para engañar a casi todos.
 
** Don Quijote de la Mancha, primera parte Cap. LII
 
 
 
Farmacias de guardia
 
Horario de misas
Actualizado Enero 2018
 
El baluarte digital
"Ellos, su camarilla, allegados, palmeros, mamporreros, inútiles, conservar las prebendas del poder, sin la responsabilidad que de ella emana"
Lo volvieron a hacer. “Por la estabilidad de Andalucía”. Tamaña farsa, solo equivalente al “de entrada no” de Felipe González, nos vuelve a dar de bruces con la realidad de una franquicia, empeñada en que Andalucía, los andaluces, en definitivamente, sigamos en los vagones de cola de la prosperidad y en los de cabeza de la pobreza, el paro y las inmundicias políticas.
 
Viva mi dueño
"Quizás sería deseable que algún día promulguen una ley para facilitar a todos aquellos que, harto de los políticos, jerarcas, purpurados y empresarios, y sobre todo, asqueado de sus conciudadanos, quieran dejar de serlo"
El viejo del Asilo*.-Este ha sido siempre, y lo sigue y seguirá siendo, un país ruin, de gente mal pensada, bravucona y sobre todo, dada a la diligente genuflexión ante el poderoso, sea un jefe, un político o un simple adlátere del amo de turno, una tierra de siervos en busca de una mano que, por un puñado de calderilla o una loa, le acaricie el lomo o le llene de mendrugos el estómago agradecido.
Últimos entradas más leidas
 Sanlúcar  Media
Sanlúcar Digital  ISSN 1989-1962
 
 
     
© 2018 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.