Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Contando mentiras
 
 
 
 
 
Google

 
 
El tiempo en Sanlúcar 
El Tiempo en Sanlucar de Barrameda - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

ELPAIS.com | Noticias de Lo más visto

Redacción 
Visítanos en: 
         
 
 
Contando mentiras PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
23 de Septiembre de 2017
"Estos políticos son el grado mayor de descomposición, que la clase política en su degeneración ha llegado, sin atisbo de vergüenza o arrepentimiento. Son bandoleros."
La clase, sin clase, política, se ha apuntado desde hace tiempo, al “vamos a contar mentiras”. Sea de una forma o de otra, por activa o por pasiva. Permanentemente mintiendo y engañando a una ciudadanía, excepto los pingüinos, trotes cochineros, vividores etc., decía a una ciudadanía pobre y necesitada, a la que se les trata de hacer olvidar sus penurias, con cabalgatas pseudoculturales y estéticamente horrorosas; con una televisión hemeroteca de capillismo, a todas horas, días y lugares; con un periódico, perdón a los periódicos, con páginas de autoalabanzas y fotos de los entuertos de la reata de inútiles caraduras, que además aparecen en los diarios tan progresistas como El Mundo y el ABC, en las páginas de sociedad rosa, junto con personajillos aristocráticos de nombre extralargos, gomina y banderitas.
El pueblo más pobre, con  superávit, dicen, como un éxito de gestión. Siempre habrá un funcionario, pingüino posiblemente, detrás de esta hazaña. La inutilidad es tan grande, que no saben ni gastar el dinero presupuestado, en un pueblo arrasado por la necesidad, la mendicidad y las lanchas de goma.

Escuchar entre otras cosas, a instancias de un televisivo pelagatos en la procesión de la patrona, “nuestro obispo”, como si de alguien importante, benefactor de los pobres y autoridad, se tratara.
Soportar alabanzas, de alguien que se identifica como hostelero, en una carta de defensa al espantapájaros de Bajo de Guía, de forma que confundiendo, hostelería, turismo y negocio, aventura que junto a las puestas de sol, las playas, etc. utopías de décadas, cada negocio debería estar bajo la advocación y monumento de santos y equivalentes, para mejor resultado de las cuentas del negocio.
 
Trabajadores de, esto es lo que hay, con horarios interminables, sin declarar, o por solo dos o tres horas, cuando están catorce. ¡Si los inspectores no vienen los fines de semana ¡
Funcionarios que no funcionan, defendidos a ultranza por los políticos, por aliados presentes o futuros. Con los sindicatos detrás de ellos, esperando, en su no hacer nada diario, que se atrase la nómina un día, para hacer una actuación en contra de los ciudadanos, que han cumplido impositivamente dentro de su pobreza.
 
Una sanidad de vergüenza, tanto en atención primaria, urgencias, hospital de referencia, hospital concertado, en un estado de permanente automatismo despersonalizado ¿solo culpable la burocracia o la impasividad de los profesionales?
 
Una policía local más interesada en los problemas interpersonales, con un elemento que en vez de sumar, está permanentemente restando, acusando cual fiscal de cualquier mosca que se mueva. Mientras la calle vacía, excepto en las manifestaciones cepillarles, a las que no hay que obligar la asistencia.
Movimientos sociales y vecinales, semilla en otros tiempos de defensa de los ciudadanos, hoy inexistentes o aletargados por los efluvios que emanan del palacio municipal.
 
Hartazgo de los ciudadanos, de la actitud paciente a la de derrota. Esto es lo que hay y no tiene solución.
Los que están, mienten, los que vendrán mienten también para estar mañana.
¿Dónde está la juventud contestataria, responsable, comprometida, en su presente y en su futuro?
A mi entender, el hecho de la declaración de la “banquera”, sobre el estado catastrófico de las arcas municipales, tiene un sentido de preludio de algo, que no acierto a ver.
 
Estos políticos son el grado mayor de descomposición, que la clase política en su degeneración ha llegado, sin atisbo de vergüenza o arrepentimiento. Son bandoleros.

Maestro Liendres                                                                    


 
 
 
 
Farmacias de guardia
 
Horario de misas
 El baluarte digital
Ni sensibilidad política ni comprensión lectora
Fernando Cabral.-La solicitud de bonificación del IBI, que se viene planteando desde 2011 a los 438 municipios de Andalucía en los que la Agencia tiene parque de vivienda, se fundamenta en el artículo 74 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (TRLHL), según el cual los ayuntamientos podrán regular, mediante ordenanza, una bonificación de hasta el 95% de la cuota íntegra del IBI a favor de inmuebles en los que concurran circunstancias sociales.
https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2004-4214 artículo 74 TRLHL Artículo 74. Bonificaciones potestativas.
Últimos entradas más leidas
 Sanlúcar  Media
Sanlúcar Digital  ISSN 1989-1962
 
 
     
© 2017 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.