Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
La España real
 
 
 
 
   
 
La España real PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
04 de Julio de 2016
"La corrupción es un hecho incuestionable que la realizan “individuos” que se amparan en su situación privilegiada en instituciones públicas. Utilizan su status personal para proceder de manera totalmente improcedente. Y esta pequeña observación, va dirigida a aquellos doctos maestros de mucho y profesores de nada"
Rincón de pensar.-Veo que todavía algún “demócrata” de charanga y pandereta, emulando a Machado, nos quiere hacer ver que los españoles que votamos libremente a la opción política que nos salio del “perendengue” somos unos orates o unos descerebrados. O simplemente con nuestro voto en libertad, damos carta blanca y avalamos a los que no juegan limpio o se lo llevan calentito.
Y haciendo una lectura postelectoral totalmente sectaria y prosélita , opina que los que tiñeron a España de azul, incluso a nuestra querida tierra andaluza, son valedores o simplemente justifican y amparan  la corrupción. Nada más lejos de la realidad.
Y a esos que piensan así, con una actitud simplista e infantiloide, no les voy a sacar una muletilla que yo personalmente  detesto por deleznable e inconsistente, como es “la del y tu más”.

La corrupción es un hecho incuestionable que la realizan “individuos” que se amparan en su situación privilegiada en instituciones públicas. Utilizan su status personal para proceder de manera totalmente improcedente. Y esta pequeña observación, va dirigida a aquellos doctos maestros de mucho y profesores de nada
 Para que o exista un corrupto, no olvidemos que tiene que coexistir la figura del corruptor. Por consiguiente, estamos hablando de entes individuales, que han seguido la procelosa senda de la corruptela.
El que intente denostar o zaherir a una institución o partido político achacándole el estigma de la corrupción, tiene menos luces que un cine de verano. O quizás se mueve por intereses espurios difícilmente digeribles. La corrupción nunca es institucional. Aunque se genere dentro de la misma.
Los colectivos por su propia idiosincrasia están formados por personas. En ellas, como no podía ser de otra manera, conviven y coexisten toda la variedad de pensamientos y actitudes. Y esos pensamientos y actitudes utilizados inconvenientemente de una manera personal y/o individual pueden traer como consecuencia la corrupción o simplemente la desviación de las normas éticas y morales por todos aceptadas.
Por ello desde esta tribuna que me brinda SD quiero hacer un pequeño panegírico de todos los hombres y mujeres, “viejos” y jóvenes que votaron por la moderación, por la centralidad, por seguir con la senda del empleo y la prosperidad de los españoles. Que pensaron y decidieron que los experimentos mejor con gaseosa que con champán francés. Por los que frenaron con su voto valiente, a los que querían utilizar nuestro país como un laboratorio de ideologías políticas caducas y trasnochadas, que sólo  traen miseria y desolación. En su papeleta iba reflejado un no rotundo a los que viven de reabrir heridas ya hace mucho tiempo cauterizadas. A los que intentaban asaltar el cielo y no pensaron que con las estrellas se podían estrellar.
Esa es la España real, la que quieren consolidar y poner en valor con su voto mayoritario más de ocho millones de españoles. El que dude de esto, está claro que sus valores  supuestamente democráticos, confraternizan y se identifican con algún regimen  de un país hermano ubicado allende los mares. 
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.