Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Aliviaderos
 
 
 
 
   
 
Aliviaderos PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
19 de Mayo de 2016
Aliviaderos:“Mentir como un Bellaco” sería: Contar grandes mentiras, de una manera cobarde, astuta y sin avergonzarse de hacerlo.
Maestro Liendres.-El hombre, como ser humano y en plena posesión de su dignidad como tal, tiene derecho a consentir o no, que se le trate de pisotear en sus derechos, de mentirles, de obviarlos, tanto más cuanto estos que lo intentan, son de un nivel cultural y deontológico muy por debajo del ciudadano, para entendernos, rastrero.
 Yo no lo permito, y menos que además se sirvan del dinero que bajo amenazas, nos quitan, para dárselos a voceros analfabetos, para tratar de convertir lo negro que todos ven en un blanco que no existe.
Para los que, quieran y tengan tiempo, pueden tomar notas muy simples, pero aclaratorias del tema, en la denominada “güiqipedia”.
Cuentan que los aliviaderos de la infanta y del salto del grillo, se hubieron de abrir, por las lluvias que se estaban produciendo, en vista del potencial estado de  inundaciones y consiguiente peligro para la población. (más o menos).
Las mentiras tienen las patas muy cortas, y está comprobado, pero la desvergüenza  no las tiene, es un bolo que rueda y rueda, incontrolable, al que se le van pegando trozos de cualquier tipo haciéndose cada vez más grande.

Sabiendo visualmente, in situ, por las noticias de medios de comunicación (digo medios de comunicación, pero eso que Ud. está pensando,  se autoexcluye), por la reiteración y posterior cronificacion, que estos mal denominados aliviaderos, están abiertos todo el año, excepto, en la época que entramos, para, que no se vea,” el mayor espectáculo de las playas del sur”.
El fin primero en cualquier civilización, es el de en caso de lluvias (aguas pluviales) abundantes, aliviar la red de aguas pluviales, al curso de agua más cercano. Y los tanques de tormentas (esto da miedo). El decir la verdad también.
Los ríos, afluentes, arroyos, son cursos naturales de evacuación de aguas pluviales , hasta que los políticos y técnicos funcionarios, los convierten, en el caso del arroyo de san juan, cubriéndolo, en una red de saneamiento, en el que vierten todas las evacuaciones que el ayuntamiento quiera, y que durante todo el año, obvia la existencia de una depuradora ( quédense solo con el nombre), y desemboca en la mar oceana, libremente, para impedir el riesgo potencial de inundación, aunque haga tres meses que no haya llovido hasta ahora.
Por manido el tema no deja de tener su falta de respeto al pueblo soberano e impositor.
Han llegado a tal punto, que el del lengüetazo de vaca en el flequillo, es capaz de soltar cualquier cosa, sepa o no lo que dice, y esperar que su baremo de aspirante  a la hermandad picodeoro arciprestal, se vea aumentado.
Mire sr eral (perdón quise decir: edil), si, como se dice, Uds., tanto los de un lado como los del otro, de los que yo no veo diferencia, son los representantes (por imperativo legal) de los ciudadanos, háganme el favor de borrarme, de la lista, en la que aparezca y que Uds. también estén.
Mienten como bellacos, y teniendo en cuenta las definiciones que da  tanto la RAE como el Vox Diccionario de uso del español de América y España, “Mentir como un Bellaco” sería: Contar grandes mentiras, de una manera cobarde, astuta y sin avergonzarse de hacerlo.
"La política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa". Marco Aurelio Almazán
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.