Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Reforma constitucional
 
 
 
 
   
 
Reforma constitucional PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
09 de Febrero de 2016
¿Es posible una reforma constitucional sin el consenso con el Partido Popular?
¿Sería positiva una reforma constitucional excluyendo a otros partidos que pueden representar en torno a los 11 millones de votantes?
Román Serra Luque.-Simplemente por hacerme y hacer públicamente estas preguntas, algunos descerebrados, porque no tienen otro nombre, me calificarán de muchas cosas, de ser socialista de ‘’derechas’’ y un largo etcétera. Adjetivos poco agradables e ilógicos que al menos yo, asumo con normalidad. Como dijo un sabio, cada cual dice lo que su nivel intelectual le permite decir.  Ambas preguntas en mi opinión, son las que todos los líderes políticos se deberían hacer en estos momentos si realmente pretenden llevar a cabo una reforma constitucional que se presenta necesaria para lograr que las generaciones de ahora nos sintamos representadas en la Carta Magna. 

Puede sonar a insulto el hecho de afirmar que el pueblo español se equivocó votando el pasado 20D, pero es complicado entender y mucho más explicar, cómo los electores que eligieron un Parlamento fraccionado y plural concedieron la mayoría absoluta al Partido Popular en la Cámara Alta, el Senado. Tanto es así, que algunos dirigentes aún no lo acaban de encajar; tampoco les cuadran las cuentas. Para muchos, repetir elecciones, además de un gasto absurdo e innecesario, significa precisamente una falta de respeto a todos esos votantes que hace muy pocas semanas optaron por un parlamento sin mayorías absolutas y la irrupción de nuevas formaciones. Tal vez se equivocaran a la hora de votar al Senado, o no…
Esta misma mañana, hemos oído al líder de PODEMOS, ofreciendo su apoyo al candidato socialista a la investidura, D. Pedro Sánchez, a cambio de unos cuantos puestos y sillones en el gobierno. Como bien sabéis, Pablo Iglesias, es más de izquierdas que nadie, inventó la izquierda, implantó el socialismo, bautizó a Lenin e  incluso descubrió América haciendo surf en el Atlántico, y por tanto, lo único que le queda a este individuo, es inventarse un nuevo espacio político en el que su ego esté bien representado. Está pidiendo algo imposible, y no lo digo yo que llevo leído varios libros de gestión pública y comunicación institucional y que sigo a diario la prensa, lo dicen excelentes letrados y expertos en derecho constitucional y políticos de larga trayectoria que fueron activamente protagonistas en la Constitución de 1978.
 
Es imposible configurar un gobierno de izquierdas y pretender reformar la constitución excluyendo a un partido que muchos errores y corruptelas que haya cometido o secundado, es el partido que a más gente representa, más de 7 millones de españoles dieron su apoyo al Partido Popular.
Es imposible designar e implantar, un nuevo modelo de bienestar para las generaciones del futuro y al mismo tiempo pretender reformar todo un sistema como el español sin contar con esos jóvenes, que con todo su derecho, votaron al PP o a Ciudadanos en las pasadas elecciones.
Es imposible lograr una reforma constitucional de calado sin contar con una cámara como el Senado en la que no solo ocupa más espacio el Partido Popular con su mayoría absoluta correspondiendo, sino que además, debe tener un peso importante a la hora de votar y presentar propuestas acerca de reformar o incluso reinventar la propia cámara. Y esto lo digo por aquellos que piden la eliminación del Senado.
Es imposible predicar como hace Pablo Iglesias, el bienestar y la buena convivencia de los españoles pero pretender excluir a 11 millones de votantes que suman PP y Ciudadanos y además, condicionar al PSOE como principal partido del centro izquierda con más de 5.500.000 votantes a su espalda.
¿Os imagináis un gobierno ejerciendo a base de decretos pero sin poder tramitar ninguna ley o reforma o teniendo que dilatar los plazos para poder llevar a cabo cada acción una vez devuelta por el Senado a la Cámara Alta (Congreso)?
Yo soy socialista, voté al PSOE el pasado 20D, formo parte de la candidatura socialista a las pasadas elecciones municipales en Alhaurín de la Torre, creo en la socialdemocracia, me gustan los avances sociales, defiendo la igualdad social y salarial y muchas otras posiciones cercanas a la llamada izquierda, pero creo, con toda sinceridad en la misma línea de lo que expresé en ocasiones anteriores, que si no cedemos todos en algo y buscamos el consenso amplio en las cámaras, esta legislatura será imposible de engrasar. O todos entendemos que nos tenemos que entender unos con los otros, o nadie habrá entendido nada, valga la redundancia. Si para algunos ser de derechas es que un socialista se entienda con todos los partidos que lograron representación, para mí, esos que lo piensan, son torpes y obtusos.
 
Se puede gobernar en minoría, se puede gobernar en coalición, se puede gobernar incluso desde la oposición, pero lo que no parece lógico ni viable, es querer gobernar desde la izquierda sin querer contar con la derecha, los nacionalistas e incluso con esos denominados separatistas a los que hay que tratar de persuadir con vías de diálogo, para poder lograr un gran acuerdo en el que todos los españoles nos sintamos representados.
 
Esa es la mejor forma de luchar por la integridad y por la unidad de España: integrar y no excluir. Sumar y no dividir.
Que los nacionalistas escuchen al PP, cedan y viceversa.
Que PP y PSOE se escuchen simultáneamente y no excluyan a las fuerzas emergentes.
Que Podemos deje de exigir asientos y trabaje sin excluir a los demás.
Que Podemos, PP y Ciudadanos, PSOE, se tiendan la mano para reformas de calado como la Ley Educativa, Ley Electoral, reforma del Senado y constitucional, Ley de Servicios Sociales, Ley de Igualdad Salarial, Ley de Muerte Digna, revisión del Estado Autonómico y un largo etcétera.
 
Si las cosas no van en esta línea y seguimos enfrentados entre un hipotético gobierno de izquierdas excluyente y un supuesto gobierno de derechas que actúa desde el inmovilismo, el barco no llegará a puerto, salvo la tabla de surf de Pablo Iglesias que llegará a su único anclaje: unas nuevas elecciones que costarían a desempleados, trabajadores y pensionistas más de 160 millones de euros, que bien podrían ser destinados a la partida de beca o a un Plan de Emergencia Social si esta panda de politólogos llegaran a un acuerdo razonable.
 
 
Tic, tac…Tic, tac…La campaña electoral de cara a las elecciones de junio, en España ha comenzado..
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.