Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Apuntes de Historia (LXXXVIII)
 
 
 
 
 
Google

 
 
El tiempo en Sanlúcar 
El Tiempo en Sanlucar de Barrameda - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

ELPAIS.com | Noticias de Lo más visto

Redacción 
Visítanos en: 
         
 
 
Apuntes de Historia (LXXXVIII) PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
07 de Septiembre de 2014
El Beatis, sal de la tierra III 
Manuel Jesús Parodi Álvarez.-Son relativamente escasas las fuentes clásicas que abordan el tema de la sal en la Antigüedad grecorromana. En cualquier caso podemos señalar varias citas que, de forma directa o indirecta, pueden servirnos para aproximarnos a los usos (y presencia productiva) del cloruro sódico en el momento histórico de nuestro interés.
Así, será obligado contemplar a Estrabón y su Geografía. El amasiense (Estrabón era natural de la ciudad de Amasia, en la actual Turquía) hace referencia al empleo de la sal en diversos pasajes de su texto que versan -o no- sobre la Península Ibérica (fundamentalmente se trata de los siguientes pasajes de la Geografía: III.4.6, III.4.11, IV.3.2, V.1.12).
En la mayor parte de estos casos no se nos habla explícitamente de la sal en sí, de forma directa, sino como concepto implícito integrado en un discurso más amplio y relativo a la producción de salazones de carne con vistas no sólo a la conserva de dichos productos cárnicos sino a su exportación y distribución en mercados distintos (y en ocasiones bastante lejanos) a los de origen.

La sal, uno de los elementos conservantes por excelencia de la Antigüedad (el principal, pero no el único y no sólo -tampoco- circunscrito a dicho período histórico concreto), habría estado asociada a las producciones de salazones, de carne y de pescado si bien son estas últimas las más comúnmente consideradas hasta la fecha por los estudios históricos, así como las más citadas por las propias fuentes clásicas, siendo igualmente las que parecen haber dejado unas más claras pruebas de su dinamismo y potencia en la Antigüedad, siquiera sea en la forma de los contenedores destinados a contener tales producciones así como de las factorías de producción o cetariae generalmente costeras (aunque a veces se encuentran vinculadas a rías o ámbitos fluviales).
 
En este sentido no nos resistimos a señalar aquí (por lo que supone de cara a desmontar posiciones tradicionales y lugares comunes caídos unos sobre otros como las hojas secas en un parque) la existencia de huesos de ballena hallados en un yacimiento medieval -una pesquería fluvial, pero no sólo fluvial- de Oimbra, junto al río Támega, afluente del Duero, en el Noroeste de la Península Ibérica; es bien cierto que no nos afecta el marco geográfico (el Noroeste peninsular ibérico), pero dicho hallazgo resulta llamativo no sólo de cara a ejemplificar la existencia de pesquerías, de cetariae de interior, junto a vías fluviales, sino porque los huesos son de ballena, esto es, de mamífero, y lo que se habría salado en dicho lugar sería carne, en este caso concreto al menos (con independencia de que pudiera tratarse de un hápax -un unicum- o no). De este modo podemos observar la conjunción de tres elementos: sal, conservas y elemento fluvial en un mismo entorno, aunque sea alejado del Guadalquivir.
 
Las salazones de carne de los ceretanos (en Hispania), los jamones de los sequanos (en la Galia), así como la noticia de las exportaciones de carne de cerdo (salada) y de jamones (propiamente dichos) desde la Galia Cisalpina hasta Italia ocupan buena parte de las líneas del de Amasia en su Geografía.
 
Por su parte, Marcial (en sus Epigramas XIII.54) menciona asimismo los jamones de los ceretanos, los cuales junto a los de la región francesa del Béarn (en la Galia) habrían competido en calidad (y en mercados) con los de Cybira, en Frigia (al Sur de la actual Turquía).
En cualquier caso encontramos en estas anotaciones referencias no sólo al comercio de carne (preparada de una u otra forma), que no constituye el objeto de nuestro interés en estos párrafos, sino la referencia indirecta a la existencia (y uso) de fuentes de sal (de una u otra naturaleza) en las regiones de las cuales procedería la producción de las carnes (o de salazones de pescado, en su caso) en cuestión, fuera sal marina, sal fruto de la evaporación, o sal ígnea.
El gaditano Columela, por su parte, habla igualmente de saladeros de carne (en su De Re Rustica, 12.4.4) y Varrón a su vez no vacila en recomendar directa y abiertamente a los agricultores que cuenten con sus propias instalaciones (su propio saladero) para preparar la carne.
 
En este último caso, no se trata tan sólo de una nota “práctica” incluida por el antiguo general republicano en su texto, sino del reflejo de toda una concepción relativa a la independencia del individuo (del propietario, en este caso), quien para ser verdaderamente independiente habrá de poder disponer de todos los medios a su alcance, siendo capaz de producir por sí mismo todo lo que le resulte necesario, concepto autárquico que no está reñido, empero, con la posibilidad de conseguir beneficios mediante la venta de los excedentes que produjeran, por ejemplo, los saladeros de carne en cuestión; como vemos, se combina con soltura lo antiguo con lo moderno (esto es, la autarquía con la producción y comercialización de excedentes), en un mundo en transición que prima estéticamente lo que la Mos (la costumbre de los mayores, base de la moral) señala, pero que no puede resistirse a la tentación de la crematística aristotélica. Y no lo hará.
 
Otras referencias indirectas igualmente a considerar serán del propio Estrabón; así, nos presenta (en su Geografía, IV.3.7) noticias en las que asocia sal y ganado (en el sur de la Galia, en Massalía-Marsella y las Bocas del Ródano, mencionándose expresamente la existencia de grandes rebaños de ganado entre los hitos geográficos mencionados, junto a lagunas de sal, a lagunas salobres que podrían aportar a dicho ganado el cloruro sódico que les era imprescindible), un paisaje y una referencia nada alejada en lo formal del entorno de la desembocadura del antiguo Baetis.
 
De otra parte, el mismo Estrabón en distintos pasajes de su Geografía nos presentará varias noticias sobre la cría de carneros en la isla de Cerdeña (Geografía, V.2.7), sobre las lanas de las ovejas de la región de Bríndisi, en el Sur de Italia (Geografía, VI.3.6) y de la zona de Mutina-Módena, en la Cispadania, en Italia Central (Geografía, V.1.12), o sobre la exportación a la ciudad de Roma de ganado, lana y cuero (esto es, pieles curadas, convenientemente tratadas para su mejor conservación y uso) desde el Sur, desde la isla de Sicilia (Geografía, VI.2.6).
 
Y podrá preguntársenos por la trascendencia (o no) de dichas noticias sobre ganados y lanas, quedando clara la relación entre sal y carnes preparadas para su conserva (saladas). Pues bien, uno de los elementos más necesarios para el equilibrio de la salud de los animales estabulados es, además, el suministro cotidiano de cloruro sódico a dichos cuadrúpedos, un cloruro sódico que no pueden, por estar estabulados, conseguir como lo harían en el medio natural (mediante la ingesta de determinadas plantas, por consumo directo de aguas salobres, por ejemplo) y que sin embargo necesitan y, por ello, les debe ser suministrado por los humanos.
 
De este modo, la presencia de ganado (noticia de la cual podemos tener sea a través de su mención directa o de citas indirectas en las fuentes, como las referencias a las lanas, los cueros, las pieles…) debe hacernos considerar la presencia cierta de fuentes de sal para su suministro diario, como debía ser el caso de la comarca del Bajo Guadalquivir, en la que el ganado contaba con un relevante rol económico (y no sólo económico: qué decir de los bueyes de Gerión…), y donde se haría imprescindible disponer de fuentes de abastecimiento de sal para dichas ganaderías.
Y en ello el río tendría, entonces como hoy, mucho que decir.
 
Todos los trabajos de Manuel Jesús Parodi publicados en SD   VER
 
 
 
Farmacias de guardia
 
Horario de misas
Actualizado Enero 2018
 
El baluarte digital
El mar, la mar
A veces, solo a veces se nos olvida la grandeza de nuestro planeta, y este olvido se debe a que nos hemos habituado a entender solo hasta donde nuestra vista alcanza, en el mejor de los casos soñamos ver lo que abarca el horizonte.

Suicidio europeo

María Natividad Salazar Sánchez.-Los gritos desesperados de decenas de niños separados de sus familias en la frontera estadounidense con México, han sido el escenario del horror y la vergüenza de nuestra Unión Europea en estos últimos días.
Últimos entradas más leidas
 Sanlúcar  Media
Sanlúcar Digital  ISSN 1989-1962
 
 
     
© 2018 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.