Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Apuntes de Historia LVI
 
 
 
 
 
Google

 
 
El tiempo en Sanlúcar 
El Tiempo en Sanlucar de Barrameda - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

ELPAIS.com | Noticias de Lo más visto

Redacción 
Visítanos en: 
         
 
 
Apuntes de Historia LVI PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
06 de Abril de 2014
Reflexiones sobre el río en la Antigüedad (II)
Manuel Jesús Parodi Álvarez.-Considerábamos en los párrafos precedentes el papel esencial desempeñado por el río Guadalquivir (el antiguo Baetis de los romanos, o aún, el más antiguo Tertis o Tartessos…) de cara a la organización del poblamiento en este entorno, una cuestión que queda de manifiesto desde la Antigüedad (contemplando la organización desde unos parámetros de base cronológica tradicionales), e incluso desde tiempos prehistóricos, podríamos señalar.
El curso del río, como habíamos señalado, con sus accidentes y cambios, con sus curvas y meandros, sus lagunas, sus esteros y su marisma, y con el gran lago Ligustino de su desembocadura -tal y como sabemos que existía en época romana, marcaba los contornos del asentamiento de las comunidades humanas, así como de las diferentes manifestaciones económicas de las mismas y su relación con el territorio.
Entre los espacios de este período cronológico e histórico con mayor peso de acuerdo con los trabajos del historiador y arqueólogo francés Michel Ponsich, algo en lo que el referido investigador coincide con la corriente general de la investigación así como con los comentarios de los historiadores de épocas pasadas y con los lugares comunes heredados de la tradición (una tradición que se cimenta en la memoria colectiva de los pobladores de estas tierras, herederos de quienes les precedieron), se encuentran yacimientos (tan conocidos y considerados ya en anteriores entregas de esta serie) como los de Évora o La Algaida.

Junto a estos emplazamientos (y a los yacimientos localizados en los mismos), cabe considerar igualmente (como de hecho hace Ponsich) a la histórica zona de Bonanza (el “pago de Zanfanejos” medieval), a la que el referido investigador francés no vacila en atribuir la consideración de “...port auxiliare [...] pour la réception des produits de la champagne...”, esto es, de puerto auxiliar en el río Guadalquivir (en el Baetis, en realidad) destinado a servir como vía de comunicación de cara a dar salida a las producciones de la tan feraz campiña sanluqueña (y jerezana), así como, y a la vez, a dar entrada a las importaciones que desde el Atlántico y el mediterráneo (desde lugares del Imperio allende dichos océano y mar) trataban de alcanzar las tierras interiores de la Baetica o cruzaban en ruta de uno a otro piélago, haciendo escala (en su navegación costera, de cabotaje), en los derredores y el entorno costero del Luciferi Fanum, lo que es decir, en el antiguo territorium de nuestra ciudad.
 
De este modo, la vinculación con la navegación y las actividades marítimas (comercio, pesca…) de la zona de Bonanza habría de remontarse (de acuerdo con los criterios de Ponsich) a la misma Antigüedad, como sucedería con el poblamiento en dicho pago sanluqueño. En este sentido, ¿cómo no recordar ahora la existencia del histórico “Bronce de Bonanza”, el documento epigráfico de bronce de naturaleza económica que nos habla de propiedades, tierras, de un posible contrato entre particulares con tierras quizá de nuestro término como protagonistas del mismo y que constituye uno de los documentos epigráficos romanos más relevantes de la Historia de la Península Ibérica (y, por ende, del Occidente romano), aparecido precisamente en Bonanza (de ahí la denominación de “Bronce de Bonanza”) en el siglo XIX y al que hemos ya dedicado varios párrafos de esta serie
 
Retomando la argumentación relativa a las reflexiones de Ponsich sobre la hipotética realidad del poblamiento antiguo en nuestro término, precisamente el “Luciferi Fanum” (ese “templo del Lucero” cuya noticia nos aportan las fuentes clásicas) es el (posible) yacimiento (aún pendiente de identificación, en realidad, como tal) que da comienzo a la catalogación e inventario de Ponsich. A la hora de abordar su estudio, nuestro investigador presenta dos propuestas entre las que parece no decantarse plenamente: de una parte el “fanum” o estructura templar que contemplan algunas fuentes (como el grecorromano Estrabón) y la tradición (una tradición recogida por autores que han tratado la Historia de Sanlúcar en el pasado, como el prolífico marqués de Campo Ameno, Juan Pedro Velázquez Gaztelu, en el siglo XVIII, el conde de Maule, a principios del siglo XIX o, ya más recientemente, Pedro Barbadillo, en el pasado siglo XX), y de otra parte un “oppidum”, o pequeño núcleo habitado.
 
Una u otra opciones (el santuario -el fanum-, o el núcleo poblacional –el oppidum) consideradas por Ponsich (junto a las no escasas evidencias de los hallazgos arqueológicos adscritos al término municipal sanluqueño, entre las que se incluyen las aparecidas en el entorno y el contexto del casco urbano de la ciudad, tanto en el Barrio Alto como en el Barrio Bajo de la misma, sin menoscabo ni exclusión de otras zonas históricas, como la reiteradamente mencionada de Bonanza) vendrían a hablar con claridad a favor de la existencia de poblamiento antiguo (si no ya prehistórico) en nuestro solar.
Michel Ponsich no muestra dudas a la hora de elaborar una estructura teórica acerca de la existencia de poblamiento humano antiguo en el solar del casco urbano sanluqueño actual y su entorno; de acuerdo con este investigador, este poblamiento habría afectado en parte al actual casco histórico sanluqueño, conclusión a la que llega dicho estudioso galo a partir de la bibliografía que maneja (y que presenta), así como de los hallazgos de material arqueológico producidos en distintas zonas del casco urbano, unas zonas entre las que Ponsich menciona sitios como la calle de la Bolsa, los entornos del Botánico, la zona del castillo de Santiago y el palacio ducal de Medina Sidonia, junto con la anexa plaza de los Condes de Niebla.
 
De este modo e igualmente, lugares de nuestra localidad (y del entorno inmediato del caserío urbano de la misma) como Monteagudo, El Charruedo, (o “Charruado”, que de ambas formas aparece recogido), “Monive”, La Cañada, o Las Hornillas, aparecen englobados en dicha catalogación fruto de los estudios de Michel Ponsich.
Entre los elementos de distinta naturaleza y carácter arqueológico recogidos, incluso fotográficamente, por Michel Ponsich, se encuentran algunas piezas de notable relevancia tales como una muestra del Tesoro de Évora (que se encuentra en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla), un busto de mármol (de época romana) “de un personaje no identificado” que fuera hallado en Bonanza y que se reseña como perteneciente a una colección privada (sin especificar), o la ya mencionada inscripción de bronce romana conocida como “Bronce de Bonanza”, conservada en el Museo Arqueológico Nacional y que ya fuera recogida por Enrique Romero de Torres en su Catálogo (del primer tercio del siglo pasado).
 
Pero no es posible interpretar ni comprender la realidad del territorium antiguo de Sanlúcar sin atender a la relación del mismo con el río. El eje de comunicación conformado por el gran río andaluz, el Guadalquivir, compone la más notable arteria de circulación por vía fluvial no sólo del Sur peninsular en la Antigüedad, sino del conjunto de la Historia de España, siendo aún en nuestros días, la principal vía fluvial navegable del país.
Como consecuencia de ello hallamos bastante información sobre dicho río en las fuentes clásicas, lo que encuentra un paralelismo en los muy ingentes vestigios arqueológicos de muy diversas épocas (desde los horizontes culturales pre y protohistóricos -y antiguos- hasta la arqueología industrial de los siglos XIX y XX, pasando por el esplendor de Roma, la Edad Media visigoda, musulmana y cristiana y los brillantes momentos de la Edad Moderna) presentes en las riberas y el conjunto del valle del río así como en los estudios y monografías desarrollados sobre el eje Guadalquivir-Genil y su papel económico desde la Romanidad.
Sanlúcar de Barrameda, sus riberas y sus tierras, no habrían de ser una excepción en este contexto.

Todos los trabajos de Manuel Jesús Parodi publicados en SD   VER
 
 
 
Farmacias de guardia
 
Horario de misas
Actualizado Enero 2018
 
El baluarte digital
El mar, la mar
A veces, solo a veces se nos olvida la grandeza de nuestro planeta, y este olvido se debe a que nos hemos habituado a entender solo hasta donde nuestra vista alcanza, en el mejor de los casos soñamos ver lo que abarca el horizonte.

Suicidio europeo

María Natividad Salazar Sánchez.-Los gritos desesperados de decenas de niños separados de sus familias en la frontera estadounidense con México, han sido el escenario del horror y la vergüenza de nuestra Unión Europea en estos últimos días.
Últimos entradas más leidas
 Sanlúcar  Media
Sanlúcar Digital  ISSN 1989-1962
 
 
     
© 2018 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.