Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
¡Viva la Blanca Paloma!
 
 
 
 
   
 
¡Viva la Blanca Paloma! PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
19 de Mayo de 2010

ZarazagaDisparate es que toda la Corporación en Pleno desfile delante de la carroza, con tal de salir en la foto, total hay que amortizar los 42000 euros con los que se subvencionó a la Casa Hermandad

 

José Luis Zarazaga.-En estos días en que todos son noticias amargas y evocadoras de una honda desazón en el bolsillo del contribuyente, a este su humilde desarticulista no le ha quedado más remedio que intentar recuperar la fe pérdida y nada mejor que acudir al embarque de la fiesta coquera, perdón rociera, por excelencia para lograr dicho milagro.

Que era broma, que os habéis creído, que yo iba a recuperar la fe ante semejante parafernalia y hoguera de las vanidades, vamos que recuperarían algo de credibilidad si el tonto de los cohetes no se dedicara a martirizar el descanso de los que no podemos permitirnos el disparate de acudir a dicha Romería.

 

Disparates hay para todos los gustos, y el primero es la eterna pregunta que todo el mundo se hace. ¿Si al Rocío le quitáramos el vino y el polvo blanco, que no es del camino, cuantos irían haciendo el camino para ver a la supuesta Virgen?, y es que como se dice que de todo hay en la viña del señor, y por lo tanto encontraremos como ejemplo desde el que va de promesa agarrado al Simpecado, hasta el que  irá agarrado al botellero y solo levantará la mano para llamar al del hielo.

 

Disparate es que toda la Corporación en Pleno desfile delante de la carroza, con tal de salir en la foto, total hay que amortizar los 42000 euros con los que se subvencionó a la Casa Hermandad, ¡Ah como se cumple la tradición!, ya que hace años se invirtieron 60.000 Euros de subvención destinados en principio a  temas medioambientales, para que un alcalde ya pasado inaugurara la nueva Casa de Hermandad de la Aldea.

 

Disparate es que se vea en todas las fotos como embarcan niños en edad escolar para cumplir con no sé que supuesta promesa. Me pregunto ¿para que está la Delegación de Educación?, ¿Acaso no es más importante la educación que la devoción?, y por supuesto ¿no es ilegal que los niños en edad escolar falten al colegio? ¡Viva la Blanca Paloma!

 

Disparate es que a alguno se le llene el pecho hablando de la Virgen del Rocío, que llevan su medalla al cuello, su caballo y como no su tractor bien equipado, que se dedican a ir cantando sus alabanzas y lo que se dedican en verdad, es a pegarse unas tremendas borracheras y si pueden se escapan para meterse entre los matojos con alguna que otra rociera o rociero, según se mire.

 

Disparate es que dicho evento dañe irreparablemente centenares de hectáreas protegidas y ya va siendo hora de que las administraciones competentes se mojen y se potencien fórmulas para que coexista la cultura las tradiciones, con la protección del medio ambiente. Se gastan cientos de miles de euros y luego el resto de los meses las mejoras en el Espacio Natural de Doñana brillan, pero por su ausencia.

 

Me pregunto ¿era de extrema urgencia el gastar dinero público de todos los sanluqueños en montar un monumento a las Hermandades en Bajo de Guía?, vamos y después nos venden que han puesto alumbrado en la Plaza del Orfeón Santa Cecilia, pero que no hay dinero para poner un suelo al parque infantil, ni para reponer el albero. ¡Ver para creer, viva la Blanca Paloma!

 

Y, por favor, que nadie se rasgue las vestiduras por haber mencionado la palabra carroza, que a mi esto me ha recordado al Carnaval, porque soy yo el ofendido. Si se permite que todos los años se ofrezca este espectáculo, a mi se me tiene que permitir decir lo que pienso en este nuestro medio digital, entre otras cosas, porque en un estado democrático y por más señas laico, todo lo público está sujeto a la crítica del común de los mortales, incluida por supuesto la Romería del Rocío y la religión.

 

Disparate es que no se puedan decir estas cosas en voz alta, que llevamos toda la vida en silencio, atenazados por una timorata sensación de respeto, cuando ellos pregonan la tradición y encima el gasto del dinero público lo soportamos también los que no somos creyentes. Ya es hora de decir en voz alta que no queremos que se subvencione dichas manifestaciones, que el erario municipal no está para costear juergas privadas ni para remozar Casas de Hermandad, que  a la postre la disfrutan solamente unos pocos.

 

Disparate es que el polvo del Camino no sea lo único molesto del Rocío, aunque hay que distinguir que todo no es polvo del camino y muchos menos de talco para las escoceduras. El disparate es la cara amarga de la fiesta, cara amarga que la sufren los caballos. No nos damos cuenta porque van muchos y se nota poco, pero bastantes mueren por inanición, agotamiento y otras formas de maltrato.

 

Me pregunto. ¿Qué hacen todo el año una buena cantidad de caballos abandonados a su suerte, sin ningún cuidado en solares públicos sin que nadie los cuide y los controle?, pues tiene una respuesta muy sencilla. “servir de cachondeo en la Romería, a la vez que se les maltrata sin ningún cuidado”. ¡Para eso van a servir mis impuestos!

 

Disparate es que se mueran porque el que va a arriba es más animal que el que va debajo. Estos caballos que han pasado el año abandonados a su suerte, no están preparados y en el Rocío son sometidos a un ejercicio brutal durante una semana entera y sin ningún cuidado, sin darles de comer, sin hidratarlos, sin bajarse de ellos durante horas y horas o atándolos al sol. Muchos, además suelen ser alquilados; y al dueño le sale más rentable que se les muera. El seguro de retirada de cadáveres, si es que lo pagan, cuesta muy poco.

 

   En muchos casos la dejadez, como informa el Seprona, se convierte en maltrato intencionado. Se ha pillado a individuos apaleando a sus caballos víctimas del agotamiento. El problema sobreviene en que a veces el veterinario determina que la causa del fallecimiento es un cólico, es decir muerte natural, o mejor dicho, naturalmente muerto, pero el cólico se ha producido porque le han dado la comida bajo un sol infernal, sin descanso y con el jinete siempre arriba. 

¿Que me digan que rociero con la tripa cervecera bien hinchada se levanta del sofá sin hacer la digestión?

En fin, esto es el Rocío y si esto es fe ¡Viva la Blanca Paloma, pero que viva lejos!

 

 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.